top of page

9 Claves para elegir un adiestrador canino

Traducción de la declaración de posicionamiento de la AVSAB (Sociedad Veterinaria Americana de Comportamiento Animal) sobre cómo seleccionar un adiestrador canino. AVSAB American Veterinary Society of Animal Behaviour: How to choose a trainer


elegir adiestrador canino

Elegir un adiestrador canino puede ser una de las decisiones más importantes que debas tomar en la vida de tu perro. Las técnicas que utiliza el entrenador van a afectar a la forma en que vas a relacionarte con tu perro en los próximos años. Por eso, es muy importante elegir tu entrenador sabiamente. Aquí tienes algunas pautas para elegir un adiestrador de perros. Recuerda que, el entrenamiento debe ser una experiencia divertida tanto para ti como para tu perro.



1. Adiestramiento basado en recompensas


Existen numerosas formas de entrenar a un perro. Además, cada animal tiene su propio estilo de aprendizaje y sus motivadores preferidos. AVSAB respalda los métodos de entrenamiento que permiten a los animales trabajar por cosas que los motivan (por ejemplo, comida, juego, afecto), en lugar de técnicas que se centran en el uso del miedo o del dolor para castigarlos por comportamientos indeseados. Busca un adiestrador que utilice principalmente o solo entrenamiento basado en recompensas como golosinas, juguetes y juegos. Evita

cualquier entrenador que defienda métodos basados en la fuerza física que pueden dañar a tu mascota como levantar a los perros sujetándolos del collar o golpearlos con las manos, los pies o correas.


Las investigaciones muestran que los perros no necesitan ser castigados físicamente para aprender a comportarse, y existen riesgos significativos asociados con el uso del castigo (como inhibir el aprendizaje, aumentar el miedo y / o estimular reacciones agresivas). Por lo tanto, los entrenadores que usen habitualmente collares de estrangulamiento, collares de púas, y otros métodos de castigo físico como método de entrenamiento principal deben ser evitados. Debido a sus riesgos, el castigo solo debería ser utilizado por un entrenador que pueda explicar completamente los posibles efectos adversos e instruir a los propietarios en forma individualizada.


El castigo no debe utilizarse como enfoque general y principal; los entrenadores

que usan el castigo deberían especificar qué situaciones pueden requerir su uso. El uso generalizado del castigo asume que los animales siempre saben exactamente lo que los humanos esperan de ellos y desobedecen voluntariamente. De hecho, los perros a menudo desobedecen porque la gente ha reforzado accidentalmente el mal comportamientos o no ha comunicado claramente al perro los comportamientos adecuados. Ningún alumno quiere estar en una situación en la que tiene que temer constantemente cometer un error.



2. Buen maestro


Un buen adiestrador canino debe explicar qué comportamiento estás entrenando, por qué es importante y luego demostrarlo. En una clase, debe proporcionar suficiente tiempo en clase para practicar y ayudar individualmente a los estudiantes. Deben poder adaptar sus métodos humanos de adiestramiento al perro en particular. El número de participantes en las clases debe ser pequeño para garantizar la atención individual, o varios asistentes deben estar ayudando con las clases.



3. Educación continua


Busca un adiestrador que demuestre una educación individual continua. Un adiestrador concienzudo se mantendrá actualizado con las nuevas teorías y métodos de adiestramiento, y debería asistir a talleres y conferencias.



clase adiestramiento canino en guipuzcoa


4. Respetuoso


Un buen adiestrador debe ser agradable y respetuoso con tu perro y contigo.

Evita los adiestradores que recomiendan el uso de la fuerza física (por ejemplo, tumbar al perro, empujarlo a su posición, golpearlo, o usar correas de estrangulamiento o collares de púas) o métodos/dispositivos que tienen el potencial de causar daño, como forma aceptable de entrenar. Además, evita los entrenadores que te hagan sentir mal sobre la velocidad del progreso que está haciendo tu perro.



5. Observa una clase


Pide siempre observar una clase antes de asistir. Necesitas asegurarte de que el estilo de enseñanza del instructor se adapte a tu forma de aprender. Además, observe a los estudiantes y a sus perros. ¿Se están divirtiendo o parecen estresados? ¿Están las colas de los perros hacia arriba y meneándose o hacia abajo y/o dobladas? ¿Las personas hablan con sus perros con voces felices y optimistas o están regañándoles o incluso gritando? Habla con los estudiantes actuales: ¿están disfrutando de la clase? y ¿sienten que sus perros están aprendiendo? Si un adiestrador no te permite observar un clase, pregúntate a ti mismo (y al adiestrador) por qué.



6. ¿Te sientes cómodo?


En última instancia, deberías sentirte cómodo haciendo lo que sea que el adiestrador te pida que le hagas a tu perro. Si tu entrenador alguna vez te dice

que le hagas algo a tu perro que crees que os causará a ti o a tu perro daño o angustia indebidos, pídele que explique por qué recomienda esa técnica, cuáles son los posibles inconvenientes de la técnica y cómo abordarlos en caso de que ocurran. Alternativamente, puedes solicitar otra opción.



7. No hay garantías


Debido a la variable y a menudo impredecible naturaleza del comportamiento, un adiestrador concienzudo no puede garantizar ni garantizará los resultados del entrenamiento. Sin embargo, debe estar dispuesto a garantizar la satisfacción de sus servicios.



8. Vacunas

Un buen adiestrador se encargará de proteger a los perros en una clase. Debe tener requisitos de vacunación para los perros y debe desalentar a los dueños de traer perros enfermos a clase. Asegúrate de que tu veterinario está de acuerdo con los requisitos de vacunación del adiestrador, especialmente si se trata de clases para cachorros.



9. Conductas problemáticas


Al lidiar con conductas problemáticas, como morder y pelear, destructividad, etc., un buen entrenador debe sentirse cómodo colaborando con tu veterinario y debe saber cuándo buscar ayuda de otros profesionales. Muchos cambios de comportamiento son causados ​​por problemas físicos no detectados, y un entrenador competente puede pedirte que visites a tu veterinario para realizar un examen médico. Además, muchos problemas de conducta son en realidad trastornos médicos que requieren diagnóstico y tratamiento por parte de un veterinario. Tu veterinario puede considerar agregar medicamentos al plan de modificación de conducta de tu mascota, una vez que la situación de tu mascota haya sido evaluada por completo. A no ser que el adiestrador sea veterinario, él no tiene los antecedentes médicos para recomendar medicamentos específicos o evaluar los posibles riesgos y beneficios del uso de medicamentos en animales.



138 visualizaciones

Entradas recientes

Ver todo

Comments


Guia gratuita cachorro

DESCARGA TU GUÍA GRATUITA

6 claves para educar a tu cachorro

Mis productos favoritos

Entradas recientes

bottom of page